El Ayuntamiento de Barcelona mantendrá el carril bici de la Vía Augusta e introducirá mejoras en su entorno

El Ayuntamiento de Barcelona mantendrá el carril bici de la Vía Augusta e introducirá mejoras en su entorno, en el tramo comprendido entre la calle de Ganduxer y la calle de Dolors Monserdà, con el objetivo de incrementar la fluidez del tráfico y aumentar las prestaciones del servicio de autobús en este ámbito.

Este tramo de infraestructura ciclista entró en funcionamiento en verano con dos carriles bici segregados en calzada que enlazaban con el resto de carril bici de la Via Augusta y que conectaban los barrios de Sarrià y de las Tres Torres con el barrio de Sant Gervasi-Galvany y el distrito del Eixample. El pasado mes de agosto, y con el objetivo de analizar su funcionamiento y su impacto en la movilidad del entorno, el Gobierno Municipal encargó un informe a una consultora externa para evaluarlo. En el marco de este estudio, titulado “Informe técnico sobre la evaluación del funcionamiento de la Vía Augusta y entornos”, se recogieron datos durante los meses de septiembre, octubre y noviembre y se examinó el propio carril bici, los desplazamientos registrados, los flujos y la densidad del tráfico de la Vía Augusta y de sus entornos y, finalmente, la indisciplina vial y otras afectaciones relacionadas con el carril bici.

Una vez finalizado, el estudio ha determinado que el carril bici es una infraestructura que a nivel de utilización se encuentra dentro de intervalos de valores de intensidad similares a otros carriles bici de su misma tipología, es decir, carriles fuera de la red mallada que actúan como carriles de conexión entre la corona más externa de la ciudad y la red mallada más céntrica. Aún así, y dado que es un carril de nueva creación, se prevé que con los meses pueda ir incrementando aún más su intensidad media de vehículos (IMD). Este uso es especialmente intenso entre menores de edad para realizar desplazamientos de ida y vuelta de los centros educativos (la fracción de niños que hace uso del carril bici puede llegar a ser un tercio de la movilidad total ciclista en la franja horaria de entrada en las escuelas).

Los datos señalan que no existen conflictos de convivencia con las diferentes paradas de autobús ni interferencias con el servicio de recogida de residuos y cifran entre un -23 y un -27% la reducción del tráfico que se ha registrado en la Via Augusta desde la puesta en funcionamiento de este carril.

El estudio recoge también que en determinadas horas del día se produce un incremento de la densidad de vehículos en el eje de la Vía Augusta. Los puntos que más lo acusan son los ramales de la Vía Augusta que llegan a la Ronda del General Mitre, ya sea en sentido mar o en sentido monte. En el resto de viales del entorno en general se mantienen los parámetros de densidad del año 2022. En la misma línea, esta situación vial también comporta una disminución de la velocidad comercial del autobús, especialmente en sentido mar.

Para dar respuesta a esta situación de densidad vial que se registra en determinados momentos y especialmente en el cruce de la Vía Augusta con la Ronda del General Mitre, el Gobierno Municipal ha tomado la decisión de mantener el carril bici de la Vía Augusta con la misma configuración existente pero introduciendo una serie de mejoras en este ámbito para facilitar y mejorar la movilidad en ese entorno.

Con este objetivo, en los próximos meses se implementarán las siguientes modificaciones:

  • Cambios en las fases semafóricas a lo largo de todo este tramo de la Vía Augusta para dar mayor fluidez al tráfico, especialmente durante la hora punta.
  • Incrementar el tiempo de giro de los vehículos desde la Vía Augusta hacia la Ronda del General Mitre (sentido Llobregat), con el objetivo de aumentar la fluidez del tráfico. Esta intervención requerirá habilitar un refugio central al paso de peatones situado en la Ronda del General Mitre, así como reconfigurar los carriles de la vía que discurren en sentido Besòs. La medida permitirá que los vehículos puedan girar de forma más ágil hacia Mitre, reduciendo densidad en este punto.
  • Aumentar el tiempo de verde para los vehículos de la Vía Augusta que circulan en sentido montaña, a la altura de la Ronda del General Mitre. Esta medida precisará habilitar un nuevo itinerario para reducir el flujo de vehículos que desde la calle Escoles Pies se incorporan al sentido Llobregat de la Ronda del General Mitre. En este sentido, se ofrecerá la opción de circular por la calle de les Escoles Pies, la calle del Milanesat y la calle del Doctor Roux en sentido mar, para tomar Mitre desde esta vía.

Las medidas tienen como prioridad mantener la velocidad comercial de las líneas de autobús que pasan por la Vía Augusta y priorizar el paso del transporte público, mejorando al mismo tiempo la circulación en este ámbito y haciéndolo compatible con la existencia del carril bici.

Descargar documento relacionado “Informe técnico sobre la evaluación del funcionamiento de la Vía Augusta y entornos” (PDF)

Share:

Author: BCN Mag