¿Qué se hace en el subsuelo de la Vía Laietana?

Las obras de la Vía Laietana son una de las intervenciones más complejas de los últimos años. Bajo el asfalto, la organización de túneles y galerías de 1912 ha quedado obsoleta y actualizarlo no es una tarea fácil. Los trabajos durarán 21 meses: habrá que actualizar los colectores, las canalizaciones de agua y de gas y las conexiones de electricidad, telefonía y comunicaciones.

Las obras de la Vía Laietana han entrado en una segunda fase este septiembre y los trabajos durarán 21 meses. Es una de las intervenciones más complejas de los últimos años, con una actualización definitiva del subsuelo.

Bajo el asfalto de la Vía Laietana todavía hay la misma organización ideada en el año 1912: el túnel de la L4 de metro y, a ambos lados, dos colectores (alcantarillas) y dos galerías de servicios por donde pasan el gas, el agua, la electricidad y las telecomunicaciones de la zona. Y aquí está el primer obstáculo. Las galerías no son visitables y, aunque se sabe aproximadamente qué servicios contienen, hay que identificar con precisión para qué sirve cada cable o cañería para decidir si se mantiene o se elimina.

Reparaciones en los colectores y traslado de los servicios de agua y gas

Hay que reparar las paredes internas de los colectores y, como están junto a las fachadas, afectarán al paso de los vecinos y vecinas por las aceras. Es por eso por lo que los peatones tendrán que pasar por la calzada central con barreras que los protejan del tráfico. También será necesario abrir zanjas junto a las fachadas para trasladar los servicios de agua y gas fuera de las galerías y poner al día los tramos que están obsoletos. Hay que coordinarse con las compañías, que son las responsables de poner las cañerías.

Las galerías de servicios, obsoletas, se eliminan

Usar galerías para hacer pasar servicios es un método obsoleto, pero el único espacio donde se pueden ubicar definitivamente los servicios de electricidad, telefonía y comunicaciones es donde ahora mismo están las galerías. Primero, hará falta construir unos tubos provisionales entre el metro y las galerías para poder demolerlas y, finalmente, poner los tubos definitivos en el mismo lugar. Y, si con todo este movimiento no fuera suficiente, hay otra complicación: no se pueden trasladar por tramos los servicios de electricidad, telefonía y comunicaciones. Hay que sustituir todo el largo de tubo y hay que hacerlo en el menor tiempo posible. Las líneas dan servicio al vecindario, establecimientos y comercios. Cuando se haya podido comprobar con las compañías que las nuevas conexiones funcionan, se eliminarán los tubos provisionales y habrá llegado el momento de concentrar todas las actuaciones en la superficie.

Una Vía Laietana que conecta barrios

Cuando se acaben las obras, se habrán urbanizado también los entornos de las plazas de Correus y de Idrissa Diallo y el aspecto de la Vía Laietana habrá cambiado con:

  • Aceras de hasta 4 metros a lo largo de toda la calle
  • Pasos de peatones más anchos
  • Nuevo alumbrado en las fachadas
  • Carriles bici en los dos sentidos, segregado de subida y compartido con el bus de bajada
  • Un solo carril de bajada para los vehículos privados

Encontrarás toda la información de las obras de la Vía Laietana y las afectaciones de la movilidad en el web https://ajuntament.barcelona.cat/obres/ca/via-laietana.

Share:

Author: BCN Mag