Se declara Bien Cultural de Interés Nacional la villa romana de Can Ring (Besalú) en la categoría de Zona Arqueológica

El Govern, a propuesta de la consejera de Cultura, ha aprobado declarar Bien Cultural de Interés Nacional, en la categoría de Zona Arqueológica, la villa romana de Can Ring, en Besalú, en la comarca de la Garrotxa. El yacimiento de Can Ring está situado en el noroeste del término municipal de Besalú, en un campo elevado ubicado a pocos metros de la urbanización conocida también como Can Ring, en terrenos agrícolas.

Es una villa romana cuya amplia cronología se enmarca entre los siglos II-I aC y el siglo IV dC y que permite conocer la evolución del modelo de explotación y ocupación del territorio impuesto por Roma desde el siglo Y aC y hasta los inicios del período bajo imperial.

La villa cuenta con una superficie descubierta superior a los 2.200 m2 , de los cuales sólo una parte ha sido totalmente excavada. Se trata de una villa regular y constructivamente bien planificada, adaptada al constante desnivel del terreno hacia el sur. Aunque las transformaciones y reformas realizadas a lo largo de su historia comportaron modificaciones importantes en el uso y función de los espacios, inicialmente la par urbana de la villa se conformó en torno a un patio situado en la parte norte. Esta área abierta quedaba perfectamente definida por una serie de edificaciones situadas en la parte norte, en el oeste y sur, mientras que la banda este quedaba más libre, donde se encontraba una de las puertas de entrada a este conjunto residencial.

Los trabajos arqueológicos constataron también que esta zona de trabajo fue parcialmente ocupada posteriormente por algunas construcciones asociadas a la vivienda residencial, entre las que destaca un conjunto termal. Por tanto, podría tratarse de una villa de cronología alta, temprana, fundada entre los siglos II-I aC. Aunque estas fases iniciales son todavía muy desconocidas, al menos una parte de la estructura principal de la villa, concretamente las estancias del ala sur, datan de un momento impreciso del siglo I aC e, incluso, una de ellas ya había sufrido una primera amortización alrededor del período augustal o quizás anterior.

La declaración como Bien Cultural de Interés Nacional supone que será necesaria la autorización previa del Departamento de Cultura para actuaciones como nivelaciones de fincas y parcelas; plantado y arranque de árboles; remociones y excavaciones del terreno para cualquier tipo de instalaciones y actuaciones que afecten al subsuelo, y que se prohíben los trabajos agrícolas que impliquen remoción del terreno, aunque sea superficial, dada la presencia de restos arqueológicos en cotas altas .

Share:

Author: bcnmag2020