Guía para la incorporación de la perspectiva de género en los contratos públicos

El Gobierno ha dado luz verde a la actualización de la «Guía para la incorporación de la perspectiva de género en los contratos públicos». El texto, elaborado por la Dirección General de Contratación Pública con la colaboración del Instituto Catalán de las Mujeres a propuesta conjunta del consejero de Economía y Hacienda y de la consejera de Igualdad y Feminismos, incorpora las últimas novedades legislativas aprobadas por las diferentes administraciones —europea, estatal y autonómica— desde la entrada en vigor de la Guía, aprobada por acuerdo de Gobierno en 2018. 

Con esta revisión, se pone de manifiesto la voluntad del Ejecutivo de incorporar las nuevas consideraciones y compromisos sociales vinculados al modelo de contratación pública que contiene actualmente el marco legislativo en materia de igualdad y no discriminación por razón de género. Esto se traduce en facilitar aún más la inclusión de cláusulas sociales en las bases de las licitaciones públicas e integrar la visión de género en todos los estadios del proceso de contratación, garantizando los derechos contemplados en esta materia y haciéndolos efectivos.

La finalidad es utilizar la contratación pública como un instrumento para garantizar la igualdad y la no discriminación por razón de género en el mercado laboral.

De hecho, en 2021 un total de 5.881 de las licitaciones que adjudicó la Generalitat incluyeron cláusulas de igualdad de género, cifra que representa un 71,7% de los contratos con cláusulas sociales.

Algunas novedades

Entre las principales novedades que incorpora la Guía destaca, por ejemplo, el refuerzo en el control del cumplimiento en los contratos de las cláusulas de perspectiva de género. Así, entre otras medidas, se propone que los pliegos de cláusulas administrativas particulares pueden establecer el deber de las empresas contratistas de cumplimentar un cuestionario de evaluación en relación con las condiciones especiales de ejecución establecidas para su seguimiento, o prever un control externo por parte del Instituto Catalán de las Mujeres, que en fase de ejecución del contrato evaluaría todo lo referente a la igualdad de mujeres y hombres, así como la incorporación de la perspectiva de género.

La Guía también recoge otras medidas, como la obligación de las empresas a partir de 50 o más profesionales que quieran participar en las licitaciones públicas de disponer de un plan de igualdad, tal y como prevé la Ley 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Share:

Author: bcnmag2020