Exposición «Los Catalán, fotógrafos de un siglo» hasta el 25 de septiembre de 2022

El Museu d’Història de Catalunya quiere acercar a niñas y niños la obra gráfica de una estirpe dedicada a captar la evolución social del país con su cámara.

El Museu d’Història de Catalunya se interna en nuestro pasado a través de los impresionantes documentos gráficos legados por la familia de fotógrafos Català. Pere Català i Pic (1889-1971), su hija Maria Àurea (1920-1993) y sus hijos, Francesc (1922-1998) y Pere (1923-2009), formados de forma autodidacta, aprendieron y dominaron las técnicas fotográficas del momento y escribieron la historia reciente del país a través de imágenes llenas de fuerza y ​​significado.

Una muestra imprescindible.

Trabajadores incansables, el azar los convirtió en testigos o incluso en protagonistas de algunos de los episodios más determinantes de la Catalunya del siglo XX. Sus fotografías no solo documentan corrientes y movimientos artísticos y culturales, sino que también forman parte de la iconografía histórica catalana.


En 1839 se presenta el primer procedimiento fotográfico oficial de la historia, el daguerrotipo, y se utiliza por primera vez el término fotografía , y en 1880 se imprime por primera vez una fotografía por medios fotomecánicos. De 1909 a 2009, tres miembros de la familia Catalán ejercen de fotógrafos y nos dejan cien años de testimonio, lo que nos permite viajar por el tiempo y por el espacio de un siglo XX particularmente convulso. Todo lo que ellos captaron mediante procedimientos ópticos y químicos, ahora mucho más sencillos con la fotografía digital, enriquece nuestra memoria.

Una de las imágenes de la exposición.

Esta exposición nos permite adentrarnos en el ingente legado de Pere Català y Pic, Francesc Català-Roca y Pere Català i Roca, tres fotógrafos de una misma estirpe y tres máximos exponentes de la fotografía en Cataluña. Sus imágenes no sólo son testigo de los movimientos y corrientes artísticas y culturales que se produjeron a lo largo del siglo XX, sino que también forman parte de la iconografía de la historia de nuestro país.

Pere Català y Pic (1889-1971), su hija Maria Àurea (1920-1993) y sus hijos Francesc (1922-1998) y Pere (1923-2009) nacieron en Valls y en 1931 se trasladaron a Barcelona, donde permanecieron hasta el final de sus vidas. Varias circunstancias adversas truncaron los estudios de los tres fotógrafos, pero su talante inquieto y el afán de conocimiento fraguaron una formación autodidacta. Trabajaron incansablemente y el azar llevó a los tres fotógrafos a ser testigos o, incluso, protagonistas de algunos de los hechos y los hitos más relevantes de la historia y la cultura catalanas del siglo XX. Maria Àurea Català, formada en la Lonja, participó, como retocadora, en la aventura fotográfica junto al padre y los hermanos. 

Author: bcnmag2020