Amposta recupera la celoquia del Castillo

La celoquia del Castillo de los Caballeros de la Orden de San Juan ya es una realidad. Tras dos años de obras y trabajos arqueológicos, el Ayuntamiento de Amposta ha adecuado de forma integral este recinto independiente del castillo para que sea entendido con un carácter práctico y funcional, pero sin perder la morfología original y el significado histórico que tuvo para la ciudad. El alcalde de Amposta, Adam Tomàs, afirmaba durante la inauguración de la celoquia, el sábado 9 de abril, que este es un espacio de vital importancia para la ciudad: «Las administraciones públicas tenemos la responsabilidad de recuperar nuestro patrimonio, aunque sea con apuestas arriesgadas como esta, o como la que se hizo en su día comprando todo el recinto del castillo, hoy declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN)». La recuperación y puesta en valor de la celoquia del Castell d’Amposta ha supuesto una inversión de 600.000 euros para el consistorio, 450.000 de los cuales financiados con la subvención del 15% Cultural.

Amposta recupera la celoquia del Castillo

El concejal de Urbanismo, Tomàs Bertomeu, explicaba que «la inauguración de la celoquia no es el final de este proyecto, porque es un espacio con mucho valor patrimonial y habrá que hacer mucha pedagogía». Bertomeu recordaba que «lo que vemos hoy es un concepto de lo que era el Castillo y será necesario que todo el mundo entienda qué significaban la celoquia o el primero y el tercer foso». Los trabajos de recuperación y puesta en valor de la celoquia comenzaron en mayo de 2020 con la finalidad de reconstruir la morfología original de los muros y la bóveda, mientras que de la torre de la celoquia se pretendía hacer una reconstrucción parcial de su volumetría. Así, durante las tareas de arqueología se pudo documentar la existencia de diferentes vestigios como un tercer foso, hasta entonces ocupado por rellenos de tierra y restos de muros de época moderna de finales XIX y XX.

El arquitecto del proyecto, Carles Brull, explicaba que, años atrás, se realizó una adecuación del espacio partiendo del Molí d’Escrivà, hasta que hace unos años se descubrió que, además de las estructuras medievales, había unos elementos que conformaban un recinto independiente: la celoquia. «Era la parte del castillo que estaba mejor defendida, el lugar donde tenía la residencia el castellano de Amposta y desde donde administraba todas las propiedades de la Corona de Aragón», detallaba Brull. Un recinto casi desaparecido por las guerras y la época industrial, por el que, según el arquitecto, no podían reproducirlo completamente, pero sí devolver su carácter singular y recuperar la muralla del segundo foso. La reconstrucción volumétrica conceptual de la desaparecida torre de la celoquia se ha llevado a cabo con una estructura ligera con un entramado metálico y revestimiento de madera, que ahora hará las funciones de mirador.

El Castell d’Amposta representa un caso único dentro de la arquitectura de las órdenes militares en el ámbito del Ebro. Al contrario que los castillos de Miravet y Ulldecona, no ocupa un punto elevado y, por lo tanto, no presenta la clásica estructura de recinto y recinto soberano. El castillo de Amposta está vasto encima de una plataforma y confía su inexpugnabilidad en los fosos, de ahí su potencia y complejidad. Sin embargo, el castillo ampostino sí que comparte otros aspectos con el resto de castillos andaluces, como la mínima conservación de restos andaluces. La arqueóloga Judit Siurana remachaba que «el castillo de Amposta es una joya patrimonial y hemos podido descubrir que ha sido un punto estratégico desde la época ibérica. Esperamos que sea una plataforma para seguir impulsando la arqueología de Amposta». Durante las dos campañas de excavación, su equipo sacó a la luz, entre otras cosas, trazas de la celoquia y estructuras pertenecientes a la fase andalusina del siglo XII, así como una sala rectangular que podía ser un espacio de acumulación de rentas, con una torre portal que permitiría el acceso al interior del castillo.

Author: bcnmag2020