Paisaje Cultural Cafetero de Colombia cumple 10 años como Patrimonio Mundial

Con la calidad de su café, naturaleza imponente, arquitectura típica, magia, color, tradiciones y cultura excepcionales, el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia (PCCC) cumple hoy 10 años de haber sido declarado Patrimonio Mundial.

En medio de montañas verdes, recorrer las calles empedradas de algunos de sus pueblos, con casas de coloridos balcones, puertas y ventanas, o tomarse una bebida en una finca rodeada de cafetales, son experiencias sin igual, a lo que se suma la calidez de su gente, la música, el baile, el vestido, la cocina tradicional, las chivas y los yipaos.

Paisaje Cultural Cafetero de Colombia cumple 10 años como Patrimonio Mundial  - Technocio

Por todo lo anterior, que conjuga elementos naturales, económicos y culturales con un alto grado de homogeneidad, fue que el 25 de junio de 2011 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) inscribió el PCCC en la lista de Patrimonio Mundial.

El café y los caficultores son la esencia del PCCC. En esta bella e importante región del país hay más de 79 mil caficultores con 95.503 fincas y 172 mil hectáreas sembradas en café.

El PCCC se convirtió así en el único paisaje cultural cafetero vivo y productivo en el mundo. “Es un ejemplo sobresaliente de adaptación humana a condiciones geográficas difíciles sobre las que se desarrolló una caficultura de ladera y montaña, un caso excepcional en el mundo”, destacó el Gerente General de la FNC, Roberto Vélez Vallejo.

“Es una región única llena de gente linda, y gracias a este reconocimiento hoy la Federación se articula con el Ministerio de Cultura, universidades, corporaciones autónomas, gobernaciones, cámaras de comercio y comités departamentales de cafeteros para que propios y visitantes la admiren y sobre todo la vivan, para que los turistas siempre quieran volver”, añadió.

Por su parte, la ministra de Cultura y presidente de la Comisión Técnica Intersectorial del PCCC, Angélica Mayolo Obregón afirmó: “Colombia, al conmemorar hoy este reconocimiento, representa el liderazgo del país en la gestión del patrimonio integral, así como el carácter visionario de sus políticas públicas, puesto que los paisajes culturales se presentan como una categoría avanzada y compleja del patrimonio, que tiene en cuenta las relaciones entre el hombre y su paisaje natural, su acervo patrimonial y el contexto socio económico de los lugares”.

Precisamente, para garantizar un enfoque diferencial y el respeto por la diversidad cultural en el marco de las políticas públicas del patrimonio cultural y en articulación con otras carteras, MinCultura ha promovido avances históricos en términos de legislación como la inclusión de la Vivienda de Interés Cultural, VIC en la nueva Ley de Vivienda, que beneficia las técnicas de la arquitectura tradicional del Paisaje. Así como la Ley 2057 de 2020, que reconoce el enfoque diferencial que requiere el Yipao como patrimonio cultural de la Nación.

La ministra Mayolo también resaltó la importancia del Paisaje Cultural Cafetero como un modelo visionario del rol protagónico del patrimonio para propiciar el desarrollo social y económico en los territorios y precisó que: “Desde el Ministerio de Cultura hemos consolidado un convenio con la Federación para acompañar la estructuración de los proyectos priorizados por la Comisión Técnica Intersectorial del PCCC. Esta articulación nos permitirá fortalecer la promoción del valor cultural nacional e internacional del Paisaje y, así mismo, visibilizar los altos estándares de calidad que ofrecen los cafés de origen producidos en esta zona del país”.

Celebración que involucra a todos

Bajo el liderazgo de la Federación Nacional de Cafeteros y con el lema ´La magia es vivirlo’, a partir de hoy se estarán realizando una serie de actividades a nivel nacional y regional que buscan invitar a propios y a visitantes a vivir y disfrutar de este paisaje excepcional.

La celebración de esta primera década del PCCC es la oportunidad para enseñar a las nuevas generaciones sobre su importancia como patrimonio de la humanidad, reforzar en las familias caficultoras su apropiación como territorio excepcional, motivar a los habitantes y visitantes a preservar y promocionar este paisaje y finalmente, a continuar promoviéndolo como destino turístico.

Para los más pequeños, se realizará el concurso de cuento “Aventura Mágica en el Paisaje Cultural Cafetero”, donde niños, niñas y jóvenes podrán crear aventuras desarrolladas en su territorio.

Y para involucrar a toda la comunidad se realizará el concurso de fotografía “La gente de nuestra vereda en celular” el cual busca evidenciar cómo las nuevas generaciones ven el PCCC a través del lente.

Para el segundo semestre del año se tienen programados el concurso de calidad de cafés especiales de origen PCCC y un concurso de emprendimiento cultural. La tradición cafetera es uno de los símbolos más representativos de la cultura nacional, por la cual el país ha obtenido reconocimiento mundial.

Una zona de tradición y vocación cafetera y turística

El PCCC está conformado por seis zonas de los departamentos de Caldas, Quindío, Risaralda y Valle del Cauca que se extienden por 51 municipios cafeteros. Un territorio poblado por colonizadores cuya economía y cultura, han girado alrededor del café por más de 100 años y donde aproximadamente 24 mil familias, que aún conservan tradiciones heredadas, producen un café de montaña de excelente calidad.

En 2019, antes de la emergencia sanitaria derivada de la pandemia, más de 250 mil turistas extranjeros visitaron los cuatro departamentos del PCCC. Hoy, tras la reactivación gradual del sector turismo, la cifra ya supera las 12 mil visitas en lo corrido de este año.

El paisaje permite disfrutar las expresiones materiales e inmateriales de la cultura, recorridos por caminos rodeados de cafetales, parques temáticos, gastronomía tradicional y cómodos alojamientos hasta avistamiento de aves incentivando un turismo cultural, sostenible y solidario que valore, respete y disfrute los valores naturales, humanos y culturales del territorio.

La identidad de este territorio se ha transmitido de generación en generación, que se refleja en cuatro valores excepcionales que resaltan su centenaria tradición cafetera: la gente que cultiva el café, la cultura cafetera para el mundo, la presencia histórica del gremio cafetero y la riqueza natural, y la relación entre tradición y tecnología.

Es por todo lo anterior que la UNESCO reconoce y valora al PCCC como territorio que debe ser preservado por sus especiales características y que exige un trabajo de todos para garantizar su conservación sostenible para las futuras generaciones.

El PCCC, la magia es vivirlo

Author: bcnmag2020